LA IA AYUDA A QUE LAS EMPRESAS SE MANTENGAN ÁGILES FRENTE A LOS CAMBIOS

2020 fue un año de cambios. La pandemia por Covid-19 impulsó transformaciones en todos los ámbitos a una velocidad sin precedentes. Para seguir el paso a esta revolución y mantenerse relevantes, las organizaciones están explorando nuevas maneras de aprovechar el poder que ofrecen tecnologías como la inteligencia artificial (IA), capaz de ayudarlas a mantenerse ágiles frente al cambio.

Una fortaleza de la inteligencia artificial es su capacidad para resolver problemas complejos, como aquellos que surgieron por la pandemia. Es por ello que cada vez son más las organizaciones que recurren a estos sistemas. La industria bancaria, por ejemplo, no ha sido ajena a esta tecnología al ofrecer a sus clientes experiencias mejoradas y personalizadas. Sin embargo, desde que comenzó la pandemia, ha recurrido en mayor
medida a la inteligencia artificial para acelerar sus funciones de fondo, es decir, aquellas que no son visibles para el cliente, pero que sí lo benefician, como el procesamiento de documentos.

De acuerdo con McKinsey, 88% de los ejecutivos de finanzas y seguros reportaron un incremento en la implementación de la IA desde el brote del nuevo coronavirus. Esto no solo mejoró sus operaciones, sino también impulsó el aumento en el uso de tarjetas libres de contacto físico, sistemas de transferencia y todo tipo de
transacciones en línea que minimizan el contacto entre individuos y la exposición al virus.

En el sector de la manufactura también aumentó su interés en la inteligencia artificial y el aprendizaje automático en este tiempo. El uso de la AI en esta industria se ha centrado en aumentar la eficiencia operativa que, de acuerdo con la Global CEO Survey de PwC, es considerada por 74% de los directores como el principal impulsor del crecimiento de ingresos.

También puedes leer: AEROMÉXICO Y DELTA REACTIVAN MÁS DE 45 RUTAS ENTRE MÉXICO Y ESTADOS UNIDOS

El potencial de estas tecnologías llega hasta el consumidor final a través de distintas funciones creadas para reducir la fricción entre los negocios y los usuarios. Por ejemplo, la predicción de la disponibilidad de los productos y la comprensión de las preferencias de entrega de los usuarios no sólo ayudan a las compañías a ser más eficientes en sus costos (los problemas que se presentan en esta etapa del proceso representan más de la mitad
de los costos de envío), sino que también ayudan a que los usuarios tengan una mejor experiencia.

La industria de la logística también aprovecha el aprendizaje automático y la IA en su cadena de suministro. El uso de esta tecnología se puede ver desde acciones sencillas como pesar y medir un paquete o conocer la capacidad de las instalaciones, hasta acciones más complejas como la optimización de rutas utilizando datos meteorológicos y de tráfico en tiempo real. En este último caso, la inteligencia artificial permite realizar
ajustes en operaciones para que funcionen de manera más eficiente.

El comercio minorista es otro sector que se beneficia de la IA tanto en su logística interna como en el contacto con el cliente. Por ejemplo, las soluciones de robótica en sus almacenes son complementadas con capacidades de aprendizaje automático que les permiten acelerar procesos. Todos esos esfuerzos son clave en momentos en los que las personas dependen más del comercio electrónico que del físico.

El sector público aprovecha estas tecnologías para hacer frente a los desafíos que trajo consigo el Covid-19. Organizaciones como las que atienden el desempleo experimentan volúmenes de llamadas sin precedentes. La integración de IA como apoyo en sus sistemas de atención reduce los tiempos de espera y proporciona un canal adicional para abordar consultas y resolver dudas.

En el sector salud, hemos visto que la inteligencia artificial ayuda a reducir el agotamiento de doctores e investigadores, mientras aumenta su productividad. Por ejemplo, con soluciones como API de Healthcare Natural Language es posible identificar atributos clínicamente relevantes en documentos, extrayendo automáticamente conocimientos sobre procedimientos, medicamentos, signos vitales o afecciones para detectar la probabilidad de un síntoma o diagnóstico. Otra función es AutoML Entity Extraction for Healthcare que permite a los profesionales de la salud crear herramientas de extracción de información sobre mutaciones genéticas y factores socioeconómicos.

Aunque antes de la contingencia la Inteligencia Artificial ya comenzaba a posicionarse como un aliado para impulsar a las empresas a innovar y ser más eficientes, la pandemia aceleró este proceso, convirtiéndose en una herramienta clave para responder a los nuevos desafíos. El camino ha sido trazado y la tendencia en la mayoría de las industrias es aprovechar los beneficios de la IA para transformar sus procesos y ofrecer mejores
servicios a sus clientes

 

 

 

FUENTE: 18 de diciembre 2020, Forbes                                             (www.forbes.com.mx)

 

Leave a reply