CADENA DEL AUTOTRANSPORTE AVANZA EN LA NUEVA NORMALIDAD

Incursionar en la «nueva normalidad» no es tarea fácil para las empresas, primero deben contar con la inspección y autorización del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) para validar que son empresas seguras y libres de riesgo de contagio masivo por COVID-19. En esta ruta, integrantes de la cadena del autotransporte dan sus primeros pasos para comenzar a reactivar a México.

De acuerdo con la STPS, en mayo pasado se realizaron 329 visitas de inspección a empresas de la construcción, minería, fabricación de equipo de transporte y autopartes, las cuales fueron declaradas como esenciales desde el 14 de mayo de 2020.

De ese universo, al menos 51% de la empresas inspeccionadas fabrican autopartes, 25% se dedican a la construcción, 13% a la manufactura de equipos de transporte y 11% a la minería.

En ese tenor, Luisa María Alcalde, titular de la STPS, destacó en conferencia de prensa casos como los de las empresas Sepster en León, Guanajuato, Grammer en Querétaro o Supplier City en Sonora (dedicadas a la manufactura de equipo de transporte), las cuales aprobaron todos los protocolos de seguridad y las medidas sanitarias para proteger a sus trabajadores.

En ese sentido, Oscar Albin, presidente ejecutivo de la Industria Nacional de Autopartes (INA), comentó en conferencia de prensa que actualmente existen 1,500 fábricas de autopartes en México que se han reactivado en los últimos días de forma positiva y paulatina.

El presidente ejecutivo del INA detalló que desde el 15 de mayo de 2020 autoridades federales e integrantes de la cadena del autotransporte delinearon una serie de protocolos de seguridad para este sector y destacó los protocolos piloto que se realizaron en empresas de Lerma y Toluca, Estado de México.

“El primero de junio las empresas que cumplieron con los protocolos reanudaron su actividades con el 30% (del personal), esto en las entidades que presentaban una alta pandemia como Ciudad de México, Puebla, Morelos, Chihuahua y el Estado de México, sin embargo, Morelos, Estado de México y Ciudad de México autorizaron un porcentaje mayor”, detalló Oscar Albin .

Por su parte, Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), explicó que los fabricantes de equipo pesado realizan todas las medidas y recomendaciones para proteger a sus colaboradores.

“Todos los asociados de ANPACT cuentan con el visto bueno del IMSS, todos metieron sus protocolos, todos en mayo obtuvieron su autorización, todos tienen posibilidades de estar produciendo. En estos momentos ya es una decisión el porcentaje que cada uno de ellos tiene”, comentó en conferencia de prensa.

Miguel Elizalde explicó que actualmente hay fabricantes de equipo pesado que operan con 30 o 60% de su personal, y que las empresas que iniciaron sus primeros pasos en la denominada nueva normalidad fueron aquellas con una vocación de exportación.

“Están trabajando todas nuestras plantas a diferentes ritmos. La comercialización se puede hacer, somos una cadena de valor y una parte importantísima es la distribución y esa es la parte que falta de declararse esencial”, destacó el presidente ejecutivo de ANPACT.

En tanto, Fausto Cuevas, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), agregó que todas las empresas que integran este organismo les fueron autorizados sus protocolos para operar, con excepción de Puebla, y se encuentran en una reactivación gradual.

“La aplicación de los protocolos es estricta. No fue casualidad que hayamos sido industria esencial, porque estamos acostumbrados a seguir protocolos estrictos y no es distinto en el cuidado de la salud”, agregó el presidente de la AMIA.

Con información de

T21.

Leave a reply